miércoles, 26 de agosto de 2020

JUAN CARLOS MESA, La moda debe recuperar su velocidad lógica


 

Un artista en toda regla, un creador en todos los sentidos, una fuente inagotable de ideas, todo esto y más es JUAN CARLOS MESA de MAISON MESA.
Su trayectoria es tan extensa que harían falta cientos de páginas para contarla. En más de 20 años de carrera ha trabajado con lo mejor de la moda española y ha participado en muchos proyectos artísticos, no sólo en España sino también en un país imprescindible en su biografía, México.
Hace tres años que diseña para su propia marca, aunque esta mente inquieta e incansable no podía quedarse aquí, y da el salto a otro reto como es ser el nuevo director creativo de la firma ANGEL SCHLESSER, por lo que no podía dejar pasar más tiempo para entrevistar y conocer un poco mejor, al que sin duda es el artista más proliferó del panorama actual en la moda.

He leído que te defines como un clásico vanguardista, ¿qué significa?

Me defino como un clásico vanguardista porque en realidad creo que el trabajo que hago es bastante clásico. Cuando digo un clásico vanguardista me refiero a algo clásico de toda la vida pero que hoy en día sigue siendo más moderno incluso que en su época, por ejemplo, cuando ves un Miró (sin querer compararme, ni mucho menos), más clásico imposible, super reconocido, un clasicaso, ... mucha gente sigue diciendo  "eso lo podría pintar mi hija", "esos son churretones", "fíjate que cosa más abstracta" o "esto lo hace cualquiera", es decir, son cosas que siguen siendo modernas e incluso más que hace un siglo. Otros ejemplos, la Bauhaus o un dos piezas de Balenciaga. Un vestido de novia de Balenciaga sigue siendo más contemporáneo  y mucho más moderno hoy que cuando fue concebido.
Al final no dejan de ser trabajos clásicos pero que hoy en día siguen siendo igual de revolucionarios o más y ese es el tipo de trabajo que a mí me gusta hacer, un trabajo que trabaja sobre la artesanía de siempre pero con un concepto de modernidad permanente, de tal manera que esa vanguardia, a pesar de ser clásica, se mantiene en su modernidad con el paso del tiempo.
 
colección VIVA BAHU!

Larga trayectoria y conocimiento del oficio, ¿qué ha supuesto capitanear tu propia firma?

Mi trayectoria es realmente desde la infancia, yo me he criado con mi madre, mi abuela, mi bisabuela y todas eras modistas, por lo que siempre estuve mezclado en este mundo de la costura, así que empecé "enseguida".
Una trayectoria larga pero maravillosa, ya que he tenido la gran suerte de trabajar con las mejores casas de costura del país. 
Me gusta probar diferentes cosas para aprender de todo, que todo me enriquezca, desde Jesús del Pozo, Blanco, Springfield hasta Ágatha Ruíz de la Prada.
Capitanear mi propia firma está siendo una maravilla, siempre he trabajado en sitios que me gustaban y me apetecían, como trabajar con Jesús del Pozo o Ágatha Ruíz de la Prada, que son lo mejor que me ha podido pasar y con las que ha habido coincidencias, pero siempre, por muchas que haya, tu tienes tu parcela que quieres contar.
Siempre he sacado mis colecciones de manera underground, el haber trabajado con Agatha me absorbía demasiado y aunque ella siempre te dejaba mucha libertad, mucha creatividad, toda esa parte mía personal se quedaba un poco de lado sin poder contarse. La acumulación año tras año al final se convirtió en una necesidad y entonces lo único que hice fue atenderla y dejarme llevar por el alma, por el espíritu y la carne, en definitiva, contar mi propia historia.
Ha supuesto pues, una felicidad absoluta.
 

MAISON MESA nace para gente que quiere algo diferente y más lento, ¿necesitamos una moda más lenta?

Efectivamente, la marca surge como una necesidad interior de contar todas esas historias que te decía antes, que uno lleva dentro y que no había podido contar.
En MAISON MESA no me veo con la capacidad para imponer a nadie que es lo que debe llevar o cómo debe vestirse, simplemente, muestro cosas que creo que son estimulantes para dejar a la mujer que decida ella misma, por su propia voluntad, si le gusta o no le gusta, lo que considere. Es decir, sale de mi interior, no está pensado para cubrir una necesidad sino más como una necesidad imperiosa mía personal y por ello, efectivamente sale una moda lenta.
Todas las temporadas cuento una historia para que la gente conozca cual es mi mensaje, mi filosofía y entonces las clientes se acercan a mi atelier atraídas por ese mensaje que yo lanzo.
Cuando recibo a la clienta, escucho su necesidad personal y diseño para ella personalmente. Siempre vienen pidiendo cosas que han visto en mi desfile o similares, pero todo se lo ajustamos, es muy importante cada persona y escucharlas. Evidentemente, esto produce una moda lenta, una moda hecha para las personas, incluso individual.
Es fundamental que el mundo de la moda vuelva a recuperar su artesanía, vuelva a recuperar su buen hacer y vuelva a recuperar su velocidad lógica, es decir, trabajar como se está trabajando me parece un despropósito absoluto, es trabajar para vivir de la rebaja y al final es trabajar para estafar, para mentir, para engañar a la gente, porque estás produciendo ropa que la sobreprecias con una conciencia clara de ir directamente a las rebajas. Ésto es una crueldad para todo el sector, no solamente para el consumidor, donde considero que es la estafa más grande, sino también para los trabajadores de la industria que son muchos y muy variados.


Corrientes artísticas y teatro se intuyen en tus desfiles, ¿es el arte un plato indispensable en tu menú?

¡ Indispensable no, fundamental!... no concibo una cosa sin la otra. El arte contemporáneo, en concreto el lenguaje contemporáneo es un lenguaje inclusivo, es decir, creo que va muy en diferencia de lo que habíamos sufrido o vivido hasta ahora, la herencia del artista del siglo XIX que vivía aislado, que trabajaba en un mundo aparte, hoy día está fuera de lugar. Estamos en el siglo XXI donde podemos asegurar que el lenguaje es muhco más universal, mucho más popular. Creo que la confluencia de diferentes disciplinas artísticas refuerzan la idea y el concepto, que en el fondo es lo más importante.
Expresar en nuestra sociedad de hoy, con las redes como medios, ha hecho que la comunicación sea mucho más global y que veamos el mundo de una manera muy distinta. Hoy puede ser famoso alguien por su trabajo o porque masca chicle... "tu propia vecina, cuelga un video, es divertido y se hace famosa, viral"... por lo que el concepto es muy distinto y ésto hace que mi necesidad de contar no se restrinja a la ropa sino que me sirven todas las capacidades artísticas, que en el fondo, siempre he creído que son todas tan parecidas que pueden llegar a ser una sola. No concibo la moda sin artes, pinturas, música, danzas o teatro, en definitiva, sin espectáculo. Al fin y al cabo es lenguaje contemporáneo y la moda no deja de ser más que parte de ese lenguaje.


¿Cuál es tu periodo favorito en el arte?

Es complicado porque me encantan todos. Todo tiene su momento y todo es emocionante. Hay periodos que me gustan más y otros menos, pero realmente me quedo con el arte contemporáneo.
Para mí desde finales del siglo XIX hasta ayer mismo, es la parte más estimulante, es el periodo más atractivo, donde vivo, el que habla mi propio lenguaje. Los demás los puedo entender, me pueden gustar, los puedo captar pero el que habla de mis tiempos, de mi vida, de todo lo que soy, es mi arte contemporáneo.

AGATHA RUÍZ DE LA PRADA ha ocupado mucho tiempo de tu vida profesional, como dice la canción: ¿se ha llevado un trozo de tu vida?

¡Me encanta!... la verdad que sí se ha llevado un trozo de mi vida y bien grande, auque no podía haber tenido más suerte en la vida, 15 años maravillosos que he  podido disfrutar trabajando con uno de los grandes genios de la moda española actual, siempre me lo ha parecido y siempre me lo parecerá.
Ágatha me dio una libertad absoluta de trabajo, me he podido recorrer medio planeta, hacer cosas que jamás me hubiero podido imaginar, como podría ser un edificio, una casa, una puerta o cualquier otra cosa que se escape de la moda y ese mundo me ha resultado maravilloso.
Se ha llevado un trozo de mi vida que ha sido un trozo de los más divertidos, super instructivos, he aprendido como un loco y disfrutado como nadie. ¡Bendito trozo de mi vida!


Tras el reto de abrir tu propia firma, vuelves a diseñar para otra, ANGEL SCHLESSER, ¿qué te atrae de esta aventura?

Pues de esta aventura me atrae todo porque cuando me lo propusieron fue un gran estímulo. Si hay algo en la vida que me encanta son los retos y en el momento que estamos, después de salir de una pandemia y la crisis que ha ocasionado, lanzarse con dos marcas es todo un reto y el que me conozca sabe que no podría resistirme.
ANGEL SCHLESSER es una marca que pertenece a la historia de la moda española, es la reina del minimalismo. Yo soy bastante minimalista, me gustan las piezas sencillas, así que hay coincidencia.
Un estímulo y una responsabilidad tremenda, pero como decía, irresistible.

Con dos firmas a sus espaldas, ¿temes como los escritores a la hoja en blanco?

¡ Rotundamente no!... mi problema no es que no se me ocurra nada, sino que se me ocurren demasidas cosas. Mi problema es decidirme por lo que quiero hacer cada temporada y que rechazo de todo lo que quiero hacer, así que me encanta tener dos colecciones.
Me permitirá contar dos historias distintas al mismo tiempo y cubrir más la necesidad que tengo de contarlas.
Espero poder contar algún día 20 o 30 historias al mismo tiempo.


Por último, dame una apuesta de futuro.
 
Una apuesta de futuro es trabajar para una moda que parta más de la escucha, de las necesidades que se tienen, da igual que sean necesidades personales o las de tu clienta, pero que se escuche, se atienda. Una moda que no sea un mero impulso, una mera tendencia.
Poder cuidar a la gente, que sea una moda honesta desde el punto de vista que no esté pensada para estafar, para sacar un beneficio rápido, sino que esté pensada con sinceridad, con un buen hacer, con valores y respeto.
También una moda que piense en las mujeres, que son lo más maravilloso que hay en esta vida, en todo tipo de mujeres, las altas, las bajas, las anchas, las cuadradas, las redondas, las verdes, las azules, ...¡ todas increíbles !
 
 
JC MESA para VIAESTILO
 
 
 
 
 



No hay comentarios:

Publicar un comentario