jueves, 23 de junio de 2011

ELENA CANTER

Interacción entre arte e industria moderna sería una buena definición de las piezas que nos propone esta diseñadora de joyas.

Joyas impregnadas de inspiración de arte antiguo: chino, japonés y persa. Lo inacabado, los metales oscuros, oxidados, son también su seña de indentidad.

Piezas que además de estar disponibles en su tienda de la calle Velázquez de Madrid (ver puntos de venta otros lugares), también recorren lugares en base a exposiciones.

Una diseñadora y escultora que en cada joya reune lo mejor de cada disciplina.


No hay comentarios:

Publicar un comentario