miércoles, 30 de noviembre de 2011

MIRADOR DE MORAYMA


Una imagen vale más que mil palabras, así que de vistas ni hablamos. Uno de los rincones, de los muchos que tiene Granada más impresionantes para pasar un rato en buena compañía.
Comer en un carmen de estas características es una oportunidad para admirar la arquitectura tradicional de la ciudad y para degustar los platos locales que en este restaurante son muy apetecibles. Caldos de la zona, así como de otras denominaciones de orígenes para completar una vista desde la mesa que no olvidarás.
Cuando el tiempo lo permite comer por los jardines perdidos del carmen es una opción para sorprender o ser sorprendido.
Si vais por Granada, es un sitio imprescindible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario